Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 22 de febrero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Es una respuesta mediática, no de beneficio a alumnos

Expertos: plan para prevenir violencia en escuelas criminaliza a estudiantes
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Miércoles 22 de febrero de 2017, p. 37

Profesores y defensores de los derechos de los niños alertaron que en el Plan de Acción para la Prevención Social de la Violencia y el Fortalecimiento de la Convivencia Escolar, anunciado por las secretarías de Educación Pública y de Gobernación, prevalece una visión adultocéntrica, que criminaliza a niños y adolescentes, pues incluso se propone su vigilancia cibernética.

En entrevistas por separado, destacaron que se trata más de una respuesta mediática que de una estrategia que beneficie a los alumnos, quienes siguen siendo los grandes ausentes. No han sido consultados, porque desde el gobierno federal no se les reconoce como ciudadanos, sino como seres que deben someterse de forma obediente al mandato de los adultos.

Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia, señaló que dicho plan viola los derechos humanos de niños y adolescentes, no sólo porque se les criminaliza, sino porque impone una visión de desconfianza. Ahora no sólo son quienes pueden llegar armados a las escuelas. También son posibles criminales cibernéticos que hacen apología de la violencia.

Se trata de medidas, expresó, “que no sólo han demostrado su ineficacia, como el programa de Mochila segura, que por 12 años dio nulos resultados, y volverlo a aplicar generará el mismo fracaso, sino que se carece de financiamiento para su instrumentación”. Destacó que el gobierno federal determinó dejar sin recursos el Programa Nacional para la Prevención del Delito, y cabe preguntarnos de dónde sacarán los fondos para ese plan de acción.

Al respecto, Enrique Enríquez Ibarra, dirigente del magisterio disidente en la Ciudad de México y docente con más de 25 años de servicio, señaló que la SEP va 10 pasos atrás de lo que ya realiza un maestro en el día a día en su salón de clases.

Destacó que el Programa Nacional de Convivencia Escolar, que ya se aplica en 20 mil primarias del país, se queda corto respecto de la labor que efectuamos en el salón de clases.

Como docentes, explicó, asumimos la tarea de mediar en los conflictos escolares, tratar de resolver las agresiones y el acoso, porque siempre buscamos que exista una buena relación entre los estudiantes aun cuando enfrentamos entornos sociales muy complejos, de mucha violencia, en los que siempre hay riesgo, pero el plan que anuncian sólo recicla viejas medidas que ya probaron su ineficacia.

Manifestó que en muchos centros escolares se optó por no revisar mochilas como propone la SEP, sino solicitar a los padres que sean cariñosos con sus hijos, les pregunten cómo les fue en la escuela, les pongan más atención, porque no es desconfiando de los alumnos como vamos a solucionar los conflictos escolares.

Coincidieron en que la modificación de los protocolos para aplicar medidas como Mochila segura, mantener un mayor control de los alumnos en casa y escuela, lo que incluye el uso de Internet, y la distribución de manuales y recomendaciones, no va a solucionar un problema que no está en la escuela, sino en la sociedad, en la pobreza, la desigualdad y la violencia social.